Lo Mas Reciente del Blog

Ene 18 2012

tomates-heirloom

Me cuenta mi abuelo que antes todos los tomates eran "heirloom" (tomates de semillas viejas, polinizados de forma natural). Le llamaban "tomates del país" en Puerto Rico para distinguirlos de los que fueron llegando de EU y cambiando con los años por tomates más comerciales, manipulados para hacerlos más resistentes a enfermedades, para que duraran más y tuvieran la misma forma, color y tamaño.  Pero lo peor de todo fue que su sabor no cambió sino que simplemente perdieron el verdadero sabor a tomate.

Nunca comí tomates de pequeña, por más que mis abuelos los sembraban. Las semillas ya estaban "contaminadas" cuando yo nací. No fue hasta que los probé en San Francisco hace unos años que quedé vuelta loca y traje las semillas a mi casa en Miami para sembrarlas... ese día empecé a comer tomates pero solo si eran Heirloom.

Son caros porque son únicos.  Cada uno luce, sabe diferente y ha nacido con amor pues son los favoritos de los agricultores. Se cosechan de forma "orgánica", con cuidado pues son delicados, de semillas que se han guardado intactas entre familias de agricultores por más de 50 años.  Gracias a esas familias que han vivido respetando los ingredientes es que hoy disfrutamos del aroma, la fragancia, el dulce, intenso sabor y belleza del tomate como sabía en la época de mis abuelos.

tomates heirloom

Los encuentras de varios tipos, morados, verdes, amarillos, naranjas, uniformes, con arrugas, grandes, pequeños, medianos y pues… sabrosos, jugosos y “carnosos”.  Generalmente mientras más rojo el tomate más dulce. Mis favoritos son “Cherokee” púrpuras y negros, son una mezcla de dulce con ahumado, simplemente memorable y el “Pineapple” con tonos variados de naranja, rojo, verde, amarillo, bien carnoso y dulce con tonos a piña cuando está bien maduro. Todos repletos de antioxidantes, vitaminas y con un nivel de acidez muy balanceado.

tomates heirloomLa mejor forma de comerlos es al natural; con sal, pimienta y un buen aceite de oliva.  Si te quieres poner un poco más creativo agrega albahaca fresca o reducción de balsámico. Cómelo con queso fresco, aguacate, en ensalada o sobre cualquier platillo sea de pasta, guiso o un simple revoltillo con hierbas... pero siempre lo más natural posible pues merecen saborearse sin cocinarlos para que entiendas como sabían los tomates en la época de nuestros abuelos y bisabuelos.

Te exhorto a que cuando veas, sea en el mercado o en un restaurante, los pruebes y si tienes jardín, compres semillas de ellos y los siembres para asegurar que tus hijos y nietos no pierdan esta herencia.

Videos Viva Bordeaux!

You must have the Adobe Flash Player installed to view this player.